Fase pre-menstrual. Otoño. Luna menguante. La mente subconsciente. 

La fase más desafiante de todas para mi. Teniendo una hechicera muy potente pero oculta tras las tinieblas del agotamiento y el cansancio. Me ha costado horrores conectar con esta mujer que habitaba en mi, siempre la doncella estuvo al mando y no podía comprender que a partir de este momento del ciclo ya no tenía tanta energía física y mi intelecto pasa a modo off para dar lugar a la intuición y el subconsciente.

Queriendo seguir siendo doncella siempre, tener energía disponible para hacer todo lo que me proponga, seguir teniendo el intelecto agudo…siempre luché contra la hechicera, no pudiendo comprender por qué en otros momentos de mi ciclo podría leer un libro tan rápido y procesarlo, limpiar la casa a gran velocidad o hacer todo lo que me proponga y cuando ella aparecía era todo lo opuesto.

En esta fase del ciclo esto ya no era posible y esto me incomodaba. Mi cara se torna muy pálida, con grandes ojeras, mi cuerpo ruega por el descanso y bajar los ritmos. Levantarme a la mañana fue siempre un desafío, soy taurina, pero estando premenstrual aún es más desafiante. Ser sociable, amigable, más que nada en mi trabajo de guía de turismo ha sido siempre un desafío. No quiero ver gente, no tengo muchas ganas de hablar…mi cuerpo invita al descanso pero yo presento resistencia. ¿Por qué no nos damos ese espacio? ¿Por qué querer que la energía de la doncella nos siga dominando? Claramente al sistema le sirve más una doncella productiva o una madre que cuide de sus hijos y su marido que una hechicera sumida en su viaje al interior. ¿Por qué no aceptar que no somos pura luz como la luna llena de la madre o luna creciente de la doncella? Nos adentramos de a poco en la oscuridad a medida que aparece la hechicera.

Este es el momento del ciclo donde me mimo a mi misma, me como ese alfajor de algarroba que necesito, postergo la alarma aunque sea quince minutos más, me permito esa siesta, ese masaje o baño relajante, me permito ser flexible conmigo misma, si hago ejercicio o corro sentiré cómo está mi cuerpo hoy y no corro lo que corre la doncella. Uso ropas más sueltas, cómodas, intento dejar todo lo que tenga que ver con cálculos y racionalidad para la doncella, dentro de lo que se pueda. Soltar, limpiar y tirar aquello que ya no quiero más, aquello que ya no uso más o ya no me sirve. Ella sabe muy bien cómo limpiar, no sólo a nivel material sino también aquello que no queremos más en nuestras vidas, es el momento para los cambios. Cuando logro hacer todo esto, ella aparece: la chamana.

¿Cómo son las energías de la hechicera?

Es el otoño, la luna menguante por lo cual nuestras energías comienzan a descender lentamente y tendremos como picos de energía y creatividad hasta finalmente entrar en el invierno.

La claridad mental comienza a descender a la vez que nuestra energía física también, nuestras hojas empiezan a caer como las de los árboles en el otoño pero a la vez aumenta nuestra magia, intuición, el inconsciente, los sueños.  Si nos descansamos lo suficiente y aceptamos que no tenemos la misma fuerza física y claridad mental que en las otras estaciones no fluiremos con estas energías y nos sentiremos frustradas, enojadas, irritadas.

Es el mejor momento del ciclo para encontrarnos con nuestro interior y crear, sin importar el producto final, lo importante es sacar esa energía sexual y creativa hacia afuera, si no lo hacemos eso nos frustrará. 

Las energías ya dejan de ser hacia afuera y comenzamos a ir hacia adentro, necesitamos introspección, ver menos gente, silencio, pareciera que podemos vivir entre dos mundos, el consciente y el inconsciente. Este momento es ideal para practicar tarot, sahumos, cristales u algún otro arte de sanación, magia o conectar de alguna manera con tu mujer chamana. ¿Cuál es la tuya? ¿Cómo se expresa?

A partir de este momento de nuestro ciclo la sociedad no nos acepta, es mejor ser una madre o una doncella productiva. Para el patriarcado este modelo de mujer y el que sigue no son productivos. ¿Qué hacemos con esto? ¿Cómo muestras tu chamana al mundo?

¿Hechicera desbalanceada? Síntomas:

  • Si tienes Síndrome Premenstrual (SPM): dolor de cabeza, depresión, ansiedad, irritabilidad...
  • Si estás irritable, frustrada o agresiva antes de la menstruación.
  • Si presentas frecuentemente infecciones vaginales o cándida.
  • Si tienes irritaciones vulvares o vaginales.
  • Si no puedes conectar con el placer.

Te invito a tomar una Sesión de Sanación de útero o el programa completo para equilibrar a tu hechicera y traer equilibrio y armonía a tu ciclo y tu vida como mujer!

Te comparto un pequeño audio con una Meditación de Miranda Gray para conectar con este arquetipo, que la disfrutes!