¿Cuánto sabés de nuestros ovarios?

Los ovarios son nuestros frutos y los ovocitos nuestras semillas, a través de ellos manifestamos nuestros deseos, anhelos, sueños, nuestra verdad, nuestra creación.

Como dice la Dra Northrup a todas las creaciones que proceden de nuestro interior debemos darle tiempo y espacio para desarrollarse, sin controlarlas ni forzarlas, sin obligarlas a tomar una forma predeterminada. “Nuestra capacidad de ceder a nuestra creatividad, de reconocer que no podemos controlarla con el intelecto, es la clave para comprender nuestro poder ovárico”.

Los ovarios son el equivalente femenino de los testículos masculinos. Son los “cojones femeninos”

Los ovarios son órganos pequeños, de forma oval, del tamaño de una nuez o una almentra y se ubican a cada lado debajo de las trompas uterinas conectadas a ellas a través de un tejido fibroso llamado fimbria.

Los ovarios son los encargados de producir ovocitos, nuestras semillas de vida, sea humana o de otro tipo. Tenemos alrededor de 20 millones de ovocitos cuando somos un feto de 20 semanas en el vientre de nuestra madre. Desde ese momento comenzamos a perderlos. Entre 300 o 400 llegarán a la ovulación.

La ovulación ocurre por lo general en la mitad del ciclo, cuando el ovocito es expulsado por el ovario, es decir cuando está maduro. Cuando el óvulo comienza a desarrollarse cada mes hay a su alrededor una zona de líquido nutritivo que lo envuelve. En la ovulación, cuando el óvulo es expulsado el líquido es liberado junto con el óvulo. El espacio donde estaba el óvulo comienza a desarrollarse una pequeña zona quística llamada “cuerpo lúteo” que comienza a secretar progesterona. El cuerpo lúteo es finalmente reabsorbido por el ovario.

La progesterona es la hormona encargada, entre otras cosas, de activar las paredes del útero (el endometrio) que contiene líquido y sus terminaciones nerviosas irrigan sangre, lo que formará el nido y alimento para el futuro embrión.

Una vez expulsado, el ovocito comienza a transitar la trompa uterina, al llegar a las tres cuartas partes estará listo para ser fecundado. El ovocito atrae hacia él el espermatozoide enviándole una señal. Los espermatozoides pueden sobrevivir hasta 72hs en el cuerpo de la mujer.

Si el ovocito no es fecundado continua su viaje hacia el útero y comienza a deteriorarse y se desprende junto con el endometrio en el sangrado menstrual.

Solo cuando el ovocito es fecundado pasa a ser óvulo. Así dura pocas horas y luego se convierte en cigoto.

Los ovarios son también los encargados de producir estrógeno, progesterona y andrógenos. Son la expresión de nuestra creatividad. A través de ellos gestamos nuestras semillas hijos/proyectos.

Te comparto una Meditación de Miranda Gray para aceptar el fluir de las energías creativas. Que la disfrutes!